16 Junio, 2011

La importancia de la trazabilidad alimentaria

Sistema para el seguimiento de los alimento, su utilización, su localización y su origen.

Trazabilidad alimentaria
La trazabilidad alimentaria es el sistema que se utiliza para hacer el seguimiento de un determinado alimento, ya sea su utilización o su localización a través de códigos de registro.

De esta manera, se consigue toda información útil relacionada con cualquier aspecto del alimento, si es una papa, donde se plantó, donde se almacenó, donde se manipuló, etc. En los últimos años la producción mundial de alimentos se vio afectada por sucesos que incidieron directamente en la credibilidad de los consumidores y su confianza hacia los alimentos que consumen. Las apariciones de enfermedades como de la Encefalopatía Espongiforme Bovina, Bacteriosis, contaminaciones ambientales, entre otras, han llevado al mundo a buscar respaldo en sistemas de gestión de la calidad que garanticen su producción de alimentos y den seguridad al consumidor.

Esta exigencia desarrollada por la Unión Europea trata de que los consumidores, recuperen la confianza con los productos que se comercializan y da la garantía de que son de una calidad óptima y muy seguros.

Debido al acontecimiento Vaca Loca la reglamentación y práctica de la trazabilidad tuvo un desarrollo temprano en Europa, anterior al de los productos frescos. El propósito central fue llegar a conocer el tránsito del lugar de nacimiento del animal o grupo de animales, su crianza, su engorde, matanza y trozado. En el campo, un sistema de registros almacena la información, al que también se asocia un código colgado en la oreja del animal. El número asociado al código de barras asegura conexión en el resto del proceso (del matadero al punto de venta). Cada agente o empresa en la cadena de suministro de alimentos, debe preparar un catálogo de sus productos, agruparlos si fuese posible, y asignar un código EAN/UCC a cada unidad, en el cual también está la identificación de la propia empresa. Es posible distinguir una unidad de consumo (la que se ofrece al consumidor), la unidad comercial (en un envase con un grupo de unidades de consumo), y la unidad logística (como en el caso de los contenedores).

De poderse rastrear y determinar el lugar de procedencia de un alimento en cuestión, cualquier tema relacionado con él será totalmente transparente, o al menos así lo afirman los promotores de esta ley.

 Con la trazabilidad, el producto final de una carnicería, pongamos un bife, sabremos donde nació el animal, como se crió, a qué tipo de tratamientos veterinarios se sometió, que matadero se encargó de él, etc.

Fuente: Organización Internacional Agropecuaria
16 Junio, 2011 Categoría: Calidad
Artículos anteriores
Alimentarnos.com

Evento destacado

27, 28 y 29 de Agosto
http://alimentarnos.com/contact/

Expo Alimentaria 2014